Ir al contenido principal

Calditos



Hoy se me ocurrió hacer caldo. Mis amigos en Facebook saben de ello. Hace como dos meses les mostré uno preparado con pollo. El de hoy fue con res.

Fui al Supermercado González que me queda cerca de la nueva casa. Le hice la pregunta al carnicero de cuál sería el mejor tipo de res para el caldo. Me dio dos opciones. De una de ellas, tomé dos pedazos. Fueron 26 pesos. La carne de res es cara. Es por eso de la fascinación actual por el pollo y el descenso en el consumo de res a nivel mundial.

En el área de verduras, le dije buenas tardes a dos señoras. Una mayor a mí; la otra de la tercera edad. Les pregunté por los ingredientes que llevaba un caldo.

Los que ya tenía en casa:

• Repollo
• Papas
• Cilantros

Puede sonar un poco raro que en mi pequeño refrigerador tuviera repollo. Lo había usado días atrás para hacer unos tacos.

También dentro de lo básico de mi cocina, ya tenía cebolla y ajo.

La mujer mayor a mí me dijo de opciones que yo no consideraría para mi caldo: apio, chayote, y un tercer ingrediente que se va en este momento.

Compré zanahorias y elote.

Así que mis caldos usualmente llevan: agua, aceite, un buen puño de sal, cebolla, ajo, repollo, papas, cilantro, zanahorias y elote. Lo que varía es agregar pollo o res.

Primero hiervo agua con los ingredientes y después paso a una olla eléctrica para dejar de 3 a 5 horas.

Pero con el hecho de que era mi primer caldo en la nueva casa, descubrí algo al terminar de preparar todo: no tenía un plato hondo para servirme. Así que comí de la olla.

Por supuesto, acompañado de tortillas.

De este preparado de hoy, me surgió una idea: aunque no he tenido una relación sentimental en mucho tiempo, de tener una, actualmente me fijaría en los hábitos alimenticios de la otra persona. Me gustaría tener una pareja que coma saludable.

Hace como doce años, cuando yo ya estaba en una edad madura, salí con una chica en sus apenas veintes. Comía de todo; también productos chatarra. Poco a poco fui ganando peso.

De lo anterior hay una lección para los hombres maduros que quieren salir con una jovencita: engordarán como puercos si no toman en cuenta lo que come la otra persona.

Actualmente tengo un peso que me gusta, a pesar de que me noto muy delgado. No me gustaría perder eso.

Hace unos años le comentaba a una amiga mientras tomábamos un café que me interesaría una chica y un relación con una visión similar en cuestión de en qué punto de la ciudad radicar. Nada de casas de Infonavit, decía con soberbia.

Actualmente eso ya no es mi prioridad. Lo importante es tener a alguien con quien compartir un caldito.










Entradas más populares de este blog

Las masculinidades tóxicas en el caso de Dana Lizeth

Antes que nada, me uno a la familia y al círculo cercano de Dana Lizeth en la pena por la que atraviesan actualmente. No hay palabras que hagan justicia al dolor por el que están atravesando.

En la lectura reciente que he hecho de un drama griego, me encuentro el diálogo que abre este video:

—No hay bestia más dura de vencer que la mujer,
ni el fuego ni la cruel pantera se la comparan.

—¿Por qué me atacas expresando contra mí esos pensamientos
siéndote posible, desgraciado, tener en mí una fiel aliada?

—¡Porque nunca dejaré de odiar a las mujeres!

Lo anterior es Aristófanes.

Unos días después del asesinato de Dana Lizeth, y luego de escribir algo respecto a ella y de las acciones propias de cretinos que realizaron las autoridades local y estatal, pensé que no tenía nada más que decir.

El gobierno local puso lámparas en el parque donde Dana Lizeth fue asesinada; la Fiscalía emitió en las 24 horas posteriores al homicidio de Dana Lizeth estadísticas halagüeñas de localización de mujeres.

(A…

Los icónicos lentes de sol de Kurt Cobain

La serie 6558 volvió al mercado en años recientes, utilizados por Lil Yachty, Sofia Richie y Migos, entre otros.



Kurt Cobain's sunglasses taught a whole generations of kids how to be cool

Pintura del día

Obra de Titus Kaphar titulada “Enough about you”.

Una explicación:

Titus Kaphar took a painting that used to be on the wall of Yale’s Corporation room, showing Eliyu Yale with two other wealthy white men, with an enslaved Black child in the background, and repainted it, crumpling it up and highlighting one part.
Visto en Twitter.