Ir al contenido principal

Entradas

La eterna camaleónica Lady Gaga

Un perfil de Rachel Syme sobre Lady Gaga a propósito del estreno de la película ‘A Star Is Born’, protagonizada al lado de Bradley Cooper.
When Gaga first emerged onto the pop scene, she was a phenomenon — a kooky amalgam of New York club-kid toughness, art-school experimentation, record-label grooming, classical vocal training and bona fide radio hits. She clearly took her cues from previous incarnations of major pop stardom (David Bowie’s amphibious glam, Madonna’s blond ambition, Michael Jackson’s dual love of sparkles and precision), but she was even more focused than her predecessors on the live event, on the coup de théâtre. She started pushing boundaries and stopped wearing pants; she became a walking billboard for avant-garde fashion (Alexander McQueen’s ankle-bending hoof heels, a jacket covered in felt Kermit the Frogs, several gowns made of human hair, that meat dress), a fact that served to make every other artist at the time who wasn’t rolling around onstage in a pool of…

Aaron Swartz, Un Trickster

Los biógrafos de Aaron Swartz, hacker y activista que se suicidió el pasado 11 de enero, no sufrirán por falta de recursos. Los artículos in memoriam de Cory Doctorow, escritor de ciencia ficción, danah boyd, socióloga de los social media, y Quinn Norton, reportera de tecnología que tuvo una relación con él, nos proporcionan elementos suficientes para delinear la compleja personalidad de Swartz: una curiosidad intelectual monstruosa a la par de una capacidad de herir a las personas en sus puntos más sensibles; capaz de vivir en una relación y de frustrarla al mismo tiempo; de ser parte vital de la sociedad de Internet y alienarse de sus pares por la profunda decepción que le causaba la lenta curva de aprendizaje de los demás. Aaron Swartz fue el responsable en 2011 de robar cinco millones de artículos académicos de la base de datos de JSTOR, una biblioteca digital fundada en 1994 como una organización sin fines de lucro por la fundación Andrew W. Mellon. Tras ingresar en la bibliotec…